El Grupo Ecopetrol, con el apoyo del Instituto Humboldt, designó nueve áreas adicionales de conservación que contribuirán a proteger la biodiversidad y la oferta de servicios ecosistémicos en distintas regiones del país.

Se trata de 9 ecoreservas ubicadas en predios de Ecopetrol, Hocol, Cenit y Oleoducto Bicentenario en los departamentos de Casanare, Meta, Córdoba, Boyacá, Santander y Cundinamarca, que se suman a las 6 ecoreservas anunciadas en 2021. De esta forma, se completan 15 zonas de protección que suman, en total, más de 15.000 hectáreas.

Las dos nuevas ecoreservas del Casanare se encuentran ubicadas en Tauramena (1.019 hectáreas) y Monterrey (134 hectáreas) que se suman a la anunciada en 2021, ubicada en Aguazul (559 hectáreas), para un total de 3 áreas de conservación en el departamento.

El anuncio se hizo este jueves durante la presentación de la “Ecoreserva Centenario La Pacora”, en Barrancabermeja, Santander, en el marco de la celebración del primer centenario de la refinería de Ecopetrol en esta ciudad.

La red de ecoreservas tiene como objetivo proteger la flora y fauna de las regiones, así como promover la conectividad entre ecosistemas, el desarrollo sostenible de los territorios y la mitigación de los efectos y adaptación al cambio climático. 

“Esta es una iniciativa pionera en el sector del petróleo y gas a nivel nacional e internacional, que demuestra cómo comunidades, naturaleza e industria pueden convivir en un mismo espacio y aunar esfuerzos para conservar la flora y fauna de un país tan megadiverso como el nuestro”, afirmó Santiago Martínez, Gerente de Sostenibilidad y Descarbonización de Ecopetrol.

En estas áreas se construyen planes para fomentar la biodiversidad en los territorios a través de acciones de conservación, restauración, uso sostenible o generación de conocimiento.

Además, se promueve la conectividad entre ecosistemas a través de corredores biológicos que facilitan el desplazamiento de especies entre hábitats, con el fin de repoblar áreas y crear nuevas comunidades biológicas.

La protección de bosques, humedales, esteros y ciénagas, entre otros ecosistemas, genera una mayor adaptabilidad ante eventos de climas extremos como sequías y temporadas de lluvias, dado que estos ayudan a regular los ciclos naturales del agua.

Esta iniciativa de conservación hace parte del convenio Fibras, una estrategia del Instituto Humboldt y Ecopetrol para la planificación y gestión de la biodiversidad y sus contribuciones al bienestar, a partir de información de base científica.

De acuerdo con Juliana Cortés, líder del componente de Red de Ecoreservas de la estrategia Fibras, “las Ecoreservas van a permitir reconocer la conservación efectiva fuera de las áreas protegidas, además de conservar áreas importantes para la biodiversidad y los servicios ecosistémicos y pueden aumentar la representatividad ecológica, la conectividad y actuar como zonas de amortiguación de áreas protegidas. A nivel de la empresa, esta figura aporta a la repartición de responsabilidades o corresponsabilidad en los procesos de conservación, apoya los cumplimientos de los objetivos estratégicos de Ecopetrol y contribuye al cumplimiento de los objetivos de conservación del país”, concluyó la investigadora.

La red de ecoreservas también ofrece beneficios para las comunidades cercanas a estas áreas de conservación, a través del fomento de alternativas de sustento sostenible como negocios verdes y la incorporación de mejores prácticas en ganadería y agricultura.

Así mismo, la protección y mejora de los servicios ecosistémicos permite la provisión de agua, así como actividades de recreación, ecoturismo y comercialización de productos no maderables (frutos, semillas hojas, etc).

La meta del Grupo Ecopetrol es contar con 50 ecoreservas en el año 2030, en línea con su plan de descarbonización y transición energética.

 

De cara a la pandemia y con el propósito de lograr la reactivación económica del departamento, la Cámara de Comercio de Casanare implementó el Centro de Comercio Electrónico para la Reactivación Empresarial CRECE CASANARE.

Dicha estrategia surgió con el fin de fomentar y consolidar acciones orientadas a promover el uso del comercio electrónico, construyendo capacidades, habilidades y destrezas en los empresarios y comerciantes para aprovechar las bondades derivadas del Ecommerce.

Se desarrollan tres líneas específicas, a través de la Escuela de Formación Empresarial -EFE y la Gerencia de Competitividad: sensibilización y fomento del uso de herramientas tecnológicas, capacitación, generación de habilidades y destrezas, y la promoción de  la reactivación económica  de diferentes sectores del comercio.

“La pandemia aceleró un proceso que ya traía una tendencia creciente, y es el proceso de transformación digital empresarial. El comercio electrónico hace parte fundamental de dicho proceso, con  la incorporación de diferentes tecnologías para desarrollar de mejor maneja las formas de operar, y a la vez incorporar los elementos de Ecommerce para no solo lograr sobrellevar la situación, sino aprender a comercializar de manera diferente, entendiendo que es importante  que los empresarios y comerciantes adopten esta ventaja competitiva para poder mantenerse en el mercado”, dijo el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Casanare, Carlos Rojas Arenas.

CRECE CASANARE, aglutina esfuerzos de diferentes instituciones , generando  sinergia  de los programas  de los Ministerios de las TIC, de  Comercio, Industria y Turismo y la Cámara de Comercio de Casanare.

Y es que, son muchos los indicadores que muestran que más allá de una necesidad para atender adversidades de la pandemia, de cara al futuro, va a ser definitivo apropiar las habilidades y destrezas del comercio electrónico en las empresas, no solo como factor de competitividad, sino como un requisito básico para que estas se mantengan en el mercado.

“En 2020 se vendieron cerca de 30 millones de pesos a través del comercio electrónico, cifra que representa un crecimiento del 32% frente a 2019, lo que refleja lo que pasó durante el primer año de la pandemia, en términos de comercializar a través de formas electrónicas. Este año, durante el primer trimestre el comercio electrónico creció aproximadamente en un 44% en volumen de ventas y un 78% en la cantidad de transacciones, de acuerdo a la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico”, puntualizó Carlos Rojas Arenas.